El corazón de los cristales está formado por átomos dinámicos que rotan alrededor de un núcleo, en constante movimiento. Por lo tanto, aunque parezcan serenos, todos los cristales son masas moleculares que vibran a una frecuencia particular. Eso es lo que le otorga su poder energético.
Ágata: Se considera una piedra protectora. Se cree que atrae la fuerza y protege de los malos sueños, del estrés y la liberación de la energía. Se dice que el ágata equilibra las energías y despierta el talento.
Amazonita: Se cree que tiene un efecto calmante y tranquilizante que se logra por la disipación de energía negativa permitiéndonos dejar de lado la tristeza y el dolor.
Amatista: Calma las emociones, favorece la claridad de pensamiento y ayuda a alcanzar la sabiduría. La amatista es una piedra de la mente, trae calma y claridad, ayuda a ponerse en contacto con la intuición, los sentimientos y los valores propios. Desde hace tiempo se considera que contribuye a mantener un estado sobrio y es útil para la lucha contra el alcohol, la comida, y otras adicciones. Alivia el comportamiento obsesivo-compulsivo.
Apatita: Una piedra preciosa para la comunicación. Se cree que ayuda a la tartamudez y la hipertensión, y contribuye a superar la tristeza y el dolor. Se dice que la apatita ayuda en la lucha contra los virus y a amalgamar lo viejo y lo nuevo en nuestra propia vida.
Aguamarina: Piedra asociada con la valentía y la liberación de la ansiedad y del miedo. Se cree que aligera, calma y alivia los temores y ayuda a la relajación en los viajes largos. Muchos creen que protege a los marineros y previene el mareo en el mar. La tradición sostiene que ayuda a la introspección y a la claridad mental.
Venturina: Una piedra de oportunidades ya que se cree atrae la prosperidad. Algunos aconsejan tener una venturina en el bolsillo izquierdo al comprar un billete de lotería o al jugar a cualquier juego de azar.
Topacio azul: Asociado con la valentía y la superación de miedos y obstáculos. Es la piedra tradicional de los escritores, académicos, artistas e intelectuales, y se utiliza para ayudar a pensar en un plano superior. Se dice que alivia la angustia mental y fomenta la fidelidad, amistad, amabilidad e integridad.
Calcedonia: Considerada como una piedra sagrada por los indios nativos americanos, nutre y promueve la fraternidad y la buena voluntad. Se dice que la calcedonia alivia la hostilidad, la irritabilidad y la melancolía.
Citrino: Se cree que abre la mente a nuevos pensamientos y que equilibra la impaciencia y la inquietud.
Hace tiempo que se sostiene que fomenta el optimismo. También atrae la abundancia, y se conoce como la “piedra del comerciante», ya que se coloca donde se tiene un comercio no sólo para obtener riqueza, sino para mantenerla. Bueno para la concentración mental, la resistencia y la autoestima.
Diamante: Se cree que absorbe y amplía el pensamiento de quien lo usa, así como las fortalezas y debilidades de otras piedras y sus portadores. En al antigüedad también se utilizaba para la desintoxicación, ya que se dice protege de los venenos.
Diópsido: Se le considera una piedra catártica ya que quienes realizan curaciones con cristales la usan para sanar el trauma a través de lágrimas limpiadoras. Se cree que fomenta la creatividad y promueve el amor y el compromiso.
Esmeralda: Según la tradición, la esmeralda ayuda a la fertilidad, mejora la vista, y le confiere al portador poderes psíquicos. Se cree que sirve para salir de una depresión y aliviar el insomnio. Promueve el auto-conocimiento, los sueños pacíficos, y contribuye a lograr el equilibrio y la paciencia.
Fluorita: Según la creencia sirve para equilibrar y estabilizar la intuición. Considerada como una ayuda para el aprendizaje y el pensamiento lateral. Se cree que la fluorita mejora la capacidad de concentración.
Granate: Considerada como la piedra de la devoción apasionada: a su familia, sus amigos, usted mismo y su objetivo en la vida. Se cree que estimula los sentidos, la vitalidad y que aumenta la resistencia. El granate se considera un imán de la buena suerte para los negocios.
Iolita: Se dice que es la piedra de la visión interior. Se cree que ayuda a vivir en un plano de conciencia superior y que es útil para cancelar las deudas e incrementar la responsabilidad económica.
Jade: La piedra de la serenidad. Se supone que alivia la ansiedad y el temor y atrae la buena suerte. El jade no sólo trae prosperidad, sino que le permite aferrarse a su dinero. Representa un encanto tradicional para los jardineros ya que se dice que el jade asegura abundante cosechas.
Jaspe: Se asocia con la relajación, alegría, compasión, cuidado y consuelo. El jaspe alivia el estrés mental y le ayuda a lograr el equilibrio en su vida.
Cianita: Una piedra calmante que ayuda a relajar la mente, disipa la confusión emocional o espiritual. La cianita es especialmente buena para disipar la ira y la frustración.
Lapislázuli: Una piedra antigua que se cree que representa la amistad y la verdad. Se dice que sirve para obtener la armonía en las relaciones. Es la piedra de la sabiduría y el conocimiento.
Piedra de luna: Ayuda a la comunicación a través del pensamiento claro, la inspiración o la receptividad; beneficia en el cumplimiento del propio destino. Considerada durante mucho tiempo la piedra preciosa para desarrollar habilidades psíquicas, lograr la satisfacción del deseo y el equilibrio de las emociones, se dice que la piedra de luna ayuda a cumplir los deseos, pero tiende a funcionar mejor frente a aquellas cosas que son necesarias, que a las que son deseadas.
Ónix: El ónix negro repele la negatividad y desvía la negatividad de los demás.
Se considera una piedra que contribuye a mejorar la determinación y perseverancia.
Ópalo: Se la considera una piedra fuertemente asociada a las emociones, incluido el amor, la pasión y la espontaneidad. Se dice que el ópalo ayuda a la visualización, la imaginación, los sueños y la curación.
Peridoto: Se piensa que fortalece la vida, trae prosperidad, crecimiento y aumenta la apertura. También se cree que ayuda a comprender las relaciones y a aliviar la depresión, la ira, el miedo, los celos y la ansiedad.
Prehnita: Una piedra con un aura mística, se dice que la prehnita es la piedra de los sueños rememorados, favorable para la meditación y la profecía.
Cuarzo rosado: Conocida como la piedra del “amor gentil”, el cuarzo rosa trae la paz y la calma a las relaciones. Excelente para curar las heridas emocionales, disipar la negatividad y restaurar la armonía después del conflicto. Promueve la apreciación del arte, la música y la palabra escrita.
Rubí: Famoso por ser una protección contra la desgracia y la mala salud, el rubí también se utiliza para abrir el corazón y fomentar el amor. Se entrega como regalo ya que es un símbolo de la amistad y del amor. El rubí también es un símbolo de la vitalidad y la realeza.
Cuarzo rutilo: Se cree que potencia el poder de cristal de cuarzo. Esta piedra ayuda a que uno llegue al fondo del problema.
Zafiro: Durante largo tiempo se lo ha asociado, a la paz y la felicidad, se cree que ayuda a la comunicación, comprensión, intuición, inspiración, y la oración. En la antigüedad se creía que los zafiros ayudaban a predecir el futuro.
Cuarzo ahumado: Se cree que es la piedra natural que intensifica la resistencia, promueve la serenidad, la calma, y los pensamientos positivos.
Espinela: Debido a que la espinela se confundió con el rubí durante siglos, no ha adquirido la riqueza de significado asociado con otras piedras importantes. Pero se dice que la espinela contribuye a la relajación y favorece la apertura para liberar preocupaciones. La espinela es una de las pocas piedras con refracción única, que tiene una pureza de color que podría ser el origen de su significado simbólico.
Tanzanita: Una piedra preciosa recientemente descubierta, pero que se sabe es tradicional entre la tribu de los Masai, quienes les dan tanzanita a los recién nacidos como portadora de buena suerte.
Ojo de tigre: Se dice que ayuda a convertir la ansiedad y el miedo en lógica práctica y acción. Se cree que promueve el equilibrio y la fuerza en tiempos difíciles, y alivia la duda.
Topacio: Se supone que calma el mal humor y da fuerza. El topacio mejora la claridad mental y la concentración, e incrementa la confianza. También se recomienda para los cambios de humor, insomnio, preocupaciones, miedos, depresión y agotamiento.
Turmalina: La turmalina sirve para fortalecer el cuerpo y el espíritu. Se cree que atrae la inspiración, la concentración, estimula el equilibrio y promueve el entendimiento. También se cree que calma los nervios, la angustia, promueve el equilibrio e incrementa la autoconfianza.
Turquesa: Se cree que atrae el dinero, el éxito y el amor. La turquesa es la piedra de la amistad para muchas culturas. Los nativos americanos asociaban los colores de la piedra turquesa con el cielo azul y la tierra verde. Todavía es considerado por muchos un símbolo del origen de la humanidad en la naturaleza.
Zircón: Desde la Edad Media, el zircón ha sido de ayuda en el crecimiento espiritual y la promoción de la sabiduría. Se dice que quien usa zircón encuentra la belleza y la paz.
#

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *